Ir al contenido principal

Venerable Padre Julio Marìa Matovelle fundador de las Hnas Oblatas. Legislador.

MATOVELLE COMO LEGISLADOR.


Luego de obtener su título de bachiller en 1871 funda la sociedad llamada \"La Esperanza\" la cual pretendía impulsar la literatura, y la cultura en general; posteriormente esta sociedad se convirtió en el \"Liceo de la Juventud\" de la cual formaron parte grandes intelectuales cuencanos de la talla de Remigio Crespo, Honorato Vázquez, Rafael María Arízaga, entre otros.

Posteriormente Matovelle ingresa a la Universidad de los Jesuitas donde obtiene su título de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de la República; ejerciendo su profesión se dedicó a defender a los pobres y desamparados y a luchar por la justicia.


Como abogado, sus escritos, su palabra fácil, convincente y de encantadora dulzura, le aseguraban el triunfo frente a sus contrarios, Como patriota, el fusil posaba sobre sus hombros, como periodista en “La Voz del Azuay” le abrían las puertas de la política.

Matovelle había triunfado. El huérfano de Tanda Catú, el diamante hallado por esa mujer oscura y profundamente cristiana, María Quinde, aquel que mendigaba a sus compañeros buenos libros para instruirse.
Fue profesor en el Seminario de los Jesuitas de derecho público, eclesiástico y de ciencia constitucional.

Con la caída de Borrero, Matovelle pierde la cátedra de filosofía, ni un año duró en el cargo.

Así se dedica a la actividad que desde el principio fue inicio de su caridad “La defensa de los pobres”, ejerció su profesión de abogado defendiendo a aquellos presos que no tenían quien los defendiese por falta de dinero todo por amor a Dios y a la Virgen, esa era su paga.

La abogacía para el fue el sacerdocio de la justicia. Medio inestimable de ejercer obras de caridad.

Matovelle afirma: “ La política hay que examinarla con cuidado dejándonos de toda pasión. El error político es siempre de grandes consecuencias, eso lo confirma con los errores de los liberares dentro de Ecuador”.

Para Matovelle, el derecho Público Eclesiástico que regula las relaciones de la Iglesia con el Estado es de vital importancia. Sostiene que no se ataca tal o cual punto de la fe, de disciplina o de moral, sino el conjunto total e los dogmas, el cuerpo completo de la moral y el código íntegro de las disposiciones canónicas.

La iglesia para Matovelle es necesaria, y para el individuo y para el Estado, y este debe rendir culto externo a Dios.

Censura la debilidad de los liberales católicos, santos en su casa, demonios en el poder público, Santos en lo privado y demonios en la política, en la dirección de las naciones.

La Iglesia como religión forma un Estado sagrado, exterior jurídico y perfecto en su esfera, y como tal forma parte del concierto de las naciones en el derecho Internacional.

Las Ciencias políticas en que el P. Matovelle comprende “ EL TRATADO DE ECONOMÍA” publicado después de su muerte, en dos tomos de 268 páginas.
“EL DERECHO PÚBLICO ECLESIASTICO” que se publicó en el año de 1892.
Estas obras fueron escritas por el Padre Matovelle para atender a las necesidades de la cátedra.

Y es en esta etapa de su vida, luego de profundas meditaciones donde se va formando el sacerdote, pues descubre en su labor pastoral e intelectual que la grandeza del hombre no está solamente en hacer bien las cosas, si no en hacerlas por amor a Dios. A sus 27 años Matovelle es consagrado como sacerdote por el Obispo de Cuenca, Monseñor Estévez de Toral.

Por su compromiso con la defensa de las grandes causas sociales, Matovelle ya siendo sacerdote, fue elegido por el voto popular como representante de las provincias de Azuay y Cañar ante el Parlamento Nacional, allí su elocuencia y erudición le dieron gran renombre político.

Al realizarse la Asamblea Constituyente de 67 diputados que debía reunirse en Quito el 9 de octubre del mismo año. La provincia del Azuay puso sus ojos en Julio Matovelle, el expósito que debía convertirse en árbitro de los destinos de la República

Ante el Parlamento, en el que laboró por 10 años, fue el gestor y mentalizador de la construcción de la Basílica del Voto Nacional (dedicada a la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón) y del monumento de la Virgen en el Panecillo, en Quito.
Asistió como Diputado por su provincia a varias asambleas y congresos donde su elocuencia y erudición le dieron gran renombre político, pero también le significó la enemistad y el destierro al Perú por parte del gobierno liberal del Gral. Eloy Alfaro

Al hablar de la libertad de prensa nos dice Matovelle: “ La prensa en manos del crimen, invocando la libertad, se ha convertido en tea incendiaria que todo lo devasta y todo lo destruye; Un estado bien organizado debe impedir este abuso y al hacerlo no ataca la libertad, a menos de que se hable de la libertad del mal, en cuyo caso habría que concluir que son se pueden construir caminos, por que se quitarían a los viandantes la libertad de despeñarse.”

Declara que la libertad sin límites es perjudicial para el ser humano: “ La barbarie y el salvajismo profesan la libertad sin límites; la civilización encierra la libertad dentro de límites honestos”

En cuanto a la libertad electoral y al derecho al sufragio no coaccionado nos dice: “ Un mes antes de las elecciones y durante las mismas, ninguna autoridad sea política o eclesiástica, podrá hacer de palabra o por escrito, ni aún indicaciones, que coarten directa o indirectamente la libertad del sufragio”

Su doctrina era de iglesia. Nos dice: súbdito debe obediencia incluso a los gobiernos tiránicos o ilegítimos, en lo relativo a la conservación del orden, no fue comprendido y se le acusó de Veintimillista, o al menos partidario el perdón de los tiranos.
Al triunfar la revolución liberal “se creó un vacío entorno a Matovelle” y su estrella como Orador parlamentario se eclipsó definitivamente; pues, de allí en adelante, los sacerdotes no pudieron ser electos miembros del Congreso por prohibición expresa de la Constitución de 1.896-97.

La labor cumbre de Matovelle es su defensa de la Basílica El 22 de febrero de 1884 se trato de aprobar el decreto del 23 de julio del año anterior y fijar la suma con la cual el gobierno contribuiría a la erección de la obra. “ Queremos que la Asamblea de 1884, doble sus rodillas ante el Divino y supremo Monarca de las Naciones…
El Ecuador no adora al Dios de los panteistas, u otra forma de falsa divinidad, sino a Jesús Dios verdadero… Se ha dicho que la Nación es demasiado pequeña para que pueda dar lecciones de religión o moral al mundo.
Se olvida que la grandeza de su pueblo está en relación de la grandeza de su fe las naciones como los individuos han sido criados para dar mayor gloria a Jesucristo, y una nación es mas grande en cuanto mejor cumple con su fin.
Los pueblos se empobrecen no por la falta de la virtud sino por la práctica de del vicio y el crimen ¿Los tesoros no son de Dios? Como negarle a él una mínima parte de ellos en el culto de amor y gratitud? Si damos a Dios los que le debemos, Dios nos dará el beneficio de la paz verdadera, que se haya en sus manos”
Con esta parte de su hermoso discurso el padre Matovelle consigue que la Asamblea asigne un presupuesto para la construcción de la Basílica del Voto Nacional.

El Congreso clausuró sus sesiones el 21 de agosto El P. Matovelle fue nombrado por 25 votos Consejero de Estado
Matovelle defiende a los Obreros y sus ideas de formar Un Congreso Obrero así lo publica
El 2 de agosto de 1928 cuando pide la organización de la clase obrera del Ecuador, de modo que los artesanos de una provincia puedan ser auxiliados por otras. La creación de talleres modelos de arte en Guayaquil, Riobamba y Cuenca.
Se debe promover actos artísticos para promocionar la industria de las principales ciudades.

Promueve la Colonización Oriental en el año de 1827- 1828. Considera que se debe colonizar el oriente y educar a las clases pobres y necesitadas como son los indígenas.
Defiende los derechos de la Iglesia a poseer bienes materiales.

Promueve la construcción del Ferrocarril del Sur.(Cuenca )
y la Educación religiosa.

Su vocación por las letras hizo que fundara muchas revistas y centros literarios como "Luciérnaga", "El Liceo de la Juventud", "La República del Sagrado Corazón de Jesús", "La Academia del Derecho Público", "El Boletín de la Basílica del Sagrado Corazón " y "El Reinado Social de Jesucristo". Publicó además "El Catolicismo y la Libertad", "Un Drama en las Catacumbas", "Nuestra Señora de la Nube", "La Asunción de la Santísima Virgen", "Meditaciones sobre el Apocalipsis", "Documentos para la Historia de la Beata Mariana de Jesús", etc., obras en las cuales pone de manifiesto su calidad literaria y su profunda fe religiosa.

Gracias a sus gestiones obtuvo que los padres salesianos vengan al Ecuador; fue el mentalizador, defensor y constructor de la Basílica del Voto Nacional y del Monumento a la Santísima Virgen en el Panecillo; fue fundador de los Oblatos y las Oblatas de los Sagrados Corazones de Jesús y María; y de numerosos centros históricos, patrióticos y de beneficencia social.

"Por donde pasaba quería sembrar el bien, y lo sembró con su palabra y, lo que es más importante, con su ejemplo. Durante los primeros años entre sus compañeros, luego en la vida pública, en el Congreso Nacional, en el Convento, en la Congregación que fundara, entre sus discípulos, durante las Misiones, desde la Cátedra Sagrada, entre sus amigos, entre sus conciudadanos, entre todos los que le conocían, en todas partes, por donde sus nobles empeños lo llevaban, y lo hizo siempre con el carácter inalterable y dadivoso del sembrador congénito del Bien" (L. Salazar Tamariz.- Una Comarca y sus Destellos, p. 129).

La Basílica del Voto Nacional
surgió de la idea de construir un monumento como perpetuo recuerdo de la Consagración del Ecuador al Corazón de Jesús, idea planteada por el padre Julio Matovelle, siendo Diputado de la República en 1883.
El presidente Luis Cordero expide el decreto el 23 de julio de 1883. Se ejecuta con el presidente Dr. José María Plácido Caamaño, el 5 de marzo de 1884. El congreso y de acuerdo a la ley de presupuesto de ese año, designa la cantidad de 12000 pesos del Erario Nacional; pagaderos a 1000 pesos por mes, desde el año 1884. Por decreto del 3 de julio de 1885, el IV Concilio Provincial Quitense, convirtió la construcción de la Basílica en compromiso religioso a nombre del país. Comenzaron la construcción por 5 años, los Padres Issoudum, en 1887 con aprobación del Papa León XIII.
En 1901 el Padre Matovelle con su Comunidad de Misioneros Oblatos se hizo cargo de la construcción por pedido del Arzobispo Pedro Rafael González Calisto. Los planos fueron diseñados por el Arquitecto Emilio Tarlier, por el valor de 40000 francos. El 10 de julio de 1892 se puso la primera piedra. Desde 1892 a 1909 se construyó la Capilla Corazón de María. La Basílica fue bendecida por el Papa Juan Pablo II, el día 30 de enero de 1985, fue consagrada e inaugurada el 12 de julio de 1988.
La Basílica tiene 140 metros de largo por 35 metros de ancho; 30 metros de altura en la nave central; 15 metros de altura en las 24 capillas votivas; 74 metros en el crucero; las dos torres frontales tienen 115 metros de altura y hay 7 puertas de acceso, 3 en las fachada y 4 laterales, una sólida cripta y un increíble panteón donde residen los restos de algunos Jefes de Estado.
La Basílica del Voto Nacional es la obra más importante de la arquitectura neogótica ecuatoriana y una de las más representativas del continente americano, siendo a su vez la más grande en tierras del nuevo mundo. Se ubica en el sector céntrico de la ciudad de Quito, en las calles Carchi y Venezuela junto al Convento de los padres Oblatos. Este templo religioso fue edificado para rememorar la consagración del Estado Ecuatoriano al Sagrado Corazón de Jesús, celebrada durante la presidencia de Gabriel García Moreno en 1873. Tiene 115 m de altura y está conformada por 24 capillas internas que representan a las provincias del Ecuador. Este santuario fue inaugurado y bendecido por el Papa Juan Pablo II en su visita al Ecuador el 18 de enero de 1985. La Basílica por su estructura y estilo, es comparada con dos de las grandes catedrales de todo el mundo: la Basílica de San Patricio ubicada en Nueva York y la Catedral de Notre Dame de París.


La Iglesia vista en la noche
Un detalle que distingue a la obra es la sustitución de las clásicas gárgolas por reptiles y anfibios propios de la fauna ecuatoriana; además están dispuestos rosetones pétreos que representan a la flora del Ecuador. En el punto más alto de la torre principal se puede observar la ciudad y las montañas que la rodean. La nave central del templo tiene 140 m de largo, 35 de ancho y 30 de alto donde están dispuestas 14 imágenes de bronce que representan 11 apóstoles y 3 evangelistas. A lo largo de la historia de su construcción fueron varios los aportes realizados para que esta obra se lleve a cabo. Los padres Oblatos donaron el terreno donde se erige la Basílica; para proseguir con la construcción se aceptaron donaciones de creyentes quienes proporcionaron piedras a cambio de grabar sus nombres en las mismas. En 1895, el Estado implantó un impuesto por las compras de la sal para continuar con la edificación y se logró terminar la construcción luego que varias generaciones de pica pedreros dedicaran sus vidas para edificar cada pared del recinto. Otro de los atractivos de la Basílica del Voto Nacional es el panteón de jefes de estado del Ecuador.
Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Bas%C3%ADlica_del_Voto_Nacional"

Comentarios

Héctor ha dicho que…
Hola a todos

Estoy interesado en encontrar este hermoso poema hecho canto del Padre Matovelle. Agradezco si me pueden dar información.

Ven, Hostia divina;
ven, Hostia de amor;
ven, haz en mi pecho
perpetua mansión!

Entradas populares de este blog

Venerable Padre Julio Marìa Matovelle fundador de las Hnas Oblatas. Consumado Poeta.

MATOVELLE COMO POETA


El Padre Julio María Matovelle a creado su primer poema, llegando desde el dolor al dolor… El niño se ha tornado por el poeta por el camino más cierto de poesía que es el llanto… La Madre de los Dolores es su madre por afirmación de orfandad y abandono.. la Señora de los puñales sangrantes le acuna en su seno virginal mientras le dice con esa voz que apenas si oye el alma “hijo querido, Hijo querido”

Julio Matovelle poeta de la Virgen María, tiene para ella canto con voz muy suya, con voz que es cariño infinito más también intima tristeza… Si quiera un reflejo de uno de los puñales de la Madre Santa se le clava en lo hondo de pecho y así habla el idioma de belleza para la Madre de Dios quien no tuvo madre terrenal…
A quién dirá Julio Matovolle sus profundas tristezas?... Cómo ha de ser su voz si oído humano no escucho en la cuna esa voz?
Desde la experiencia de su orfandad y pobreza escribe su poesía titulada “A MARÍA” que consta de 13 estrofas, el poema es tierno y …

Laicos Matovellanos en Funes

Visión:
Seguir el Lema que Matovelle legó a sus dos Congregaciones: Ob Amoren Dei “Todo por amor de Dios” configurando nuestra vida con la de Jesucristo, especialmente en el misterio de la Divina Eucaristía, la oración y el testimonio de una vida comprometida en coherencia con los valores evangélicos.

Misión:
Ofrecer su vida para servir a sus hermanos/as en los lugares donde la Iglesia les pida, ejerciendo su vocación como agentes activos de cambio, buscando el establecimiento de una sociedad más justa, donde se vivan los valores cristianos, especialmente la caridad y el sacrificio, virtudes distintivas de la vida Oblata.


ESTATUTOS DE LOS LAICOS MATOVELLANOS

1. El Matovellano comprometido es aquel que ofrece su vida para servir a sus hermanos/as en los lugares donde la iglesia les pida. (familia, barrio, parroquia, misiones, etc).

2. El Laico Matovellano nace de la afinidad con Cristo que arriesga su vida para que otros tengan días mejores.

3. Comienza su pastoral en su mismo hogar, …