Ir al contenido principal

Laicos Matovellanos en Funes



Visión:
Seguir el Lema que Matovelle legó a sus dos Congregaciones: Ob Amoren Dei “Todo por amor de Dios” configurando nuestra vida con la de Jesucristo, especialmente en el misterio de la Divina Eucaristía, la oración y el testimonio de una vida comprometida en coherencia con los valores evangélicos.

Misión:
Ofrecer su vida para servir a sus hermanos/as en los lugares donde la Iglesia les pida, ejerciendo su vocación como agentes activos de cambio, buscando el establecimiento de una sociedad más justa, donde se vivan los valores cristianos, especialmente la caridad y el sacrificio, virtudes distintivas de la vida Oblata.


ESTATUTOS DE LOS LAICOS MATOVELLANOS

1. El Matovellano comprometido es aquel que ofrece su vida para servir a sus hermanos/as en los lugares donde la iglesia les pida. (familia, barrio, parroquia, misiones, etc).

2. El Laico Matovellano nace de la afinidad con Cristo que arriesga su vida para que otros tengan días mejores.

3. Comienza su pastoral en su mismo hogar, parroquia, grupos juveniles y encuentros de familia.

4. Está presente en su barrio, en el hospital, cárcel, asilo de ancianos, albergue de niños o en la misión donde el Señor le llame.
En la comunidad parroquial ayudará en actividades programadas como: Catequesis familiar, sacramental, creación de grupos de infancia misionera, juvenil y comprometiéndose con la misión en los lugares más desprotegidos.

En el lugar de trabajo son agentes activos, predicando con su ejemplo aquello que creen, buscando el establecimiento de una sociedad más justa, donde se vivan los valores cristianos, especialmente la caridad y el sacrificio, virtudes distintivas de la vida Oblata.

Las actividades apostólicas a nivel personal y comunitario han de ser desarrolladas con la creatividad, espontaneidad y decisión propias de una persona educada y cristiana. La ofrenda económica será destinada en el desarrollo de las actividades de la misma.

5. Si en la vida encuentra un hermano desesperado y si está solo “él llena esta soledad”, si alguien está triste él hace brotar la sonrisa, si alguien perdió la esperanza, él infunde un rayo de ilusión.

6. El Matovellano jamás exige recompensa, no exige nada, lo da todo, con su gesto generoso gana mucho, gana el placer de ser útil, sabe que su vocación es el amor, sabe que debe ir donde hay abandono y dolor, sabe enfrentarse a esos males, sabe acumular ilusión, serenidad, alegría, comprensión, ternura, fortaleza y una afinidad de tesoros de tesoros espirituales.

Su riqueza será alimentada desde el Evangelio y con la oración, Eucaristía y su devoción a la Virgen María.
Su oración será por medio de los Salmos y Cántico para los Fieles (Folleto) y el Rezo del Santo Rosario por las intenciones del Santo Padre, el Clero, Misioneros, la paz de los hogares, de la Patria y del mundo, por las vocaciones, etc. Dedicarán media hora diaria de oración en su casa.

En las reuniones lo harán comunitariamente con la reflexión de la Palabra de Dios.
Cada tres meses se hará un retiro espiritual.
Cada año se hará una convivencia grupal.

7. La familia Matovellana es la escuela que nos enseña a valorar y estimar la sabiduría del hogar a contagiar la riqueza de la fraternidad y a desempeñar como gente madura, ingeniándose la manera de sobrevivir en ambientes con personas diversas.

8. El ideal del Matovellano comprometido es integrar a muchas familias generosas y decididas al trabajo pastoral para construir el Reino.

9. Pueden pertenecer todos los hombres y mujeres que identificándose con los principios y normas de la Congregación, busquen dar parte de su tiempo de una manera gratuita, continuada y desinteresada, que tengan aptitudes psíquicas y morales adecuadas al servicio a realizar, lo soliciten por escrito para que sean aceptadas por parte de la comisión directiva.

1.Realizar la solicitud de ingreso
2.El ingreso se realizará con la aprobación de la Comisión directiva, después de un período mínimo de tres meses de prueba y una evaluación por parte del interesado.
3.Tendrá las siguientes obligaciones:
Comunicar por escrito con una antelación mínima de 30 días el deseo de pertenecer a la rama de los Laicos Matovellanos, y solicitar permiso con el tiempo suficiente en caso de ausencia temporal.

13. En caso de usar uniforme será el mismo que servirá para identificarse como Laicos Matovellanos, solo en fechas especiales.

14. El Laico Matovellano tendrá los siguientes derechos: Recibir información, formación, orientación y apoyo para el correcto desempeño de las tareas que le sean confiadas.

15.Tener derecho a elegir y ser elegido(a) para cargos de responsabilidad en la Comisión Directiva.

16. La Comisión Directiva tendrá como tarea fundamental la de animar y coordinar las actividades de la rama de los Laicos Matovellanos.

17. La Directiva de los Cooperadores Matovellanos estará integrada por: Presidente/a, Vicepresidente/a, Tesorero/a, Secretario/a.

18. Toda comunicación u observación se hará a través de la directiva, respetando siempre los niveles de autoridad y sus competencias.

19. La Asamblea General Ordinaria se realizará una vez al año, será la reflexión, evaluación y programación, la misma que será dirigida por la Madre Superiora General o su Delegada y la Hermana Consejera General de Apostolado.

20. La convocatoria a la Asamblea General ordinaria se realizará cada dos años y participarán en ella todos los cooperadores que tengan derecho a elegir de acuerdo al presente estatuto a quienes se les comunicará por escrito.

21. La Asamblea General electiva elegirá a tres escrutadores por mayoría de votos, que sin renunciar el derecho a elegir o ser elegidos, presidirán la elección, se encargarán de constatar que todos los presentes tengan derecho a emitir voto, recogerán los votos ya emitidos, abrirán las papeletas y darán a conocer los resultados de la votación. Para ser elegido reunirá todos los requisitos que exige el presente estatuto, haber conseguido una votación del 50% más uno de los válidos emitidos y ser ratificado por la Madre Superiora General y su Consejo.

22. La formación de los miembros de los Laicos Matovellanos, así como el acompañamiento espiritual estará bajo la responsabilidad de la Madre Vicaria General y el Presidente/a de la directiva.

23. El presente estatuto será revisado y actualizado en Asamblea General, convocada para la elección, quien podrá introducir los cambios necesarios, que deberán tener siempre el visto bueno de la madre Superiora y su Consejo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Venerable Padre Julio Marìa Matovelle fundador de las Hnas Oblatas. Consumado Poeta.

MATOVELLE COMO POETA


El Padre Julio María Matovelle a creado su primer poema, llegando desde el dolor al dolor… El niño se ha tornado por el poeta por el camino más cierto de poesía que es el llanto… La Madre de los Dolores es su madre por afirmación de orfandad y abandono.. la Señora de los puñales sangrantes le acuna en su seno virginal mientras le dice con esa voz que apenas si oye el alma “hijo querido, Hijo querido”

Julio Matovelle poeta de la Virgen María, tiene para ella canto con voz muy suya, con voz que es cariño infinito más también intima tristeza… Si quiera un reflejo de uno de los puñales de la Madre Santa se le clava en lo hondo de pecho y así habla el idioma de belleza para la Madre de Dios quien no tuvo madre terrenal…
A quién dirá Julio Matovolle sus profundas tristezas?... Cómo ha de ser su voz si oído humano no escucho en la cuna esa voz?
Desde la experiencia de su orfandad y pobreza escribe su poesía titulada “A MARÍA” que consta de 13 estrofas, el poema es tierno y …

Venerable Padre Julio Marìa Matovelle fundador de las Hnas Oblatas. Legislador.

MATOVELLE COMO LEGISLADOR.


Luego de obtener su título de bachiller en 1871 funda la sociedad llamada \"La Esperanza\" la cual pretendía impulsar la literatura, y la cultura en general; posteriormente esta sociedad se convirtió en el \"Liceo de la Juventud\" de la cual formaron parte grandes intelectuales cuencanos de la talla de Remigio Crespo, Honorato Vázquez, Rafael María Arízaga, entre otros.

Posteriormente Matovelle ingresa a la Universidad de los Jesuitas donde obtiene su título de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de la República; ejerciendo su profesión se dedicó a defender a los pobres y desamparados y a luchar por la justicia.


Como abogado, sus escritos, su palabra fácil, convincente y de encantadora dulzura, le aseguraban el triunfo frente a sus contrarios, Como patriota, el fusil posaba sobre sus hombros, como periodista en “La Voz del Azuay” le abrían las puertas de la política.

Matovelle había triunfado. El huérfano de Tanda Catú, el diamante hallad…